El día 2 de febrero se celebra en Francia “La Chandeleur” (fiesta de las candelas o candelaria). Esta antigua tradición cuyo origen más lejano se remonta a los Romanos (Las Lupercales) y a los Celtas (Imbloc) viene a festejar el final de los días más oscuros del invierno y el inicio de un periodo con más horas de luz y clima más suave.

Actualmente es el momento para reunirse con amigos y familiares, preparar crêpes y degustarlas juntos.

Se trata de una sencilla receta para elaborar una pasta con 125 gr de harina, 1/4 litro de leche, 2 huevos, 25 gr de mantequilla y una pizca de sal, cocinarlas en una sartén apenas impregnada de un poco de mantequilla y darles la vuelta. Según la tradición, hay que hacerla girar en el aire, sujetando el mango de la sartén con la mano izquierda y una moneda en la derecha, pues si en el inicio de la tradición se pedían buenas cosechas, ahora pedimos que nos aumente la fortuna. Esa especie de tortita que debe quedar muy fina puede aderezarse sólo con azúcar o con ingredientes más golosos, como pasta de cacao, chocolate, mermelada, nata… a gusto del consumidor.

Bon appétit!